Archive | Camboya RSS feed for this section
18 febrero, 2013

10 cosas a saber si vas a Camboya

  1. … Pobreza. Azotado por tantas guerras y reducido a tan pequeño territorio (el imperio Jehmer contaba conLaos, Sur de Vietnam y pequeña parte de Tailandia) la Camboya de ahora no cuenta casi con playa y es bastante árida.
  2. A la hora de pedirte un cafe… Vigila. La primera vez que pruebes el café camboyano pensarás que llevaba 2 semanas hecho, y aún así, seguirás sin entender cuál es ese sabor. Su café es diferente, parece llevar una esencia de avellana o de fruta, indescriptible pero a probar.
  3. Es el país más plano que hemos visto en nuestra vida. Planície, planície y más planície. Lo que es bueno para los viajes en autobús pero…
  4. … No te creas que por ello tardarás poco. Los viajes son interminables. Recorrer 290 Km te llevará unas 6 horas.
  5. Muy fácil hacer voluntariado, sobretodo en el norte. Si te interesa abre los ojos, encontrarás muchas posibilidades.
  6. Aunque parece mentira la región con más riqueza también es la más pobre: Siem Reap. No dejes de ayudar solo por ver turistas. Una cosa no quita la otra.
  7. No pierdas la oportunidad de coger un Tuk-tuk y perderte por el campo mientras éste te adentra por las zonas más rurales.
  8. Si vas a Roma… Haz como los romanos y aquí también por supuesto. No dudes en comprarte el pañuelo de cuadros que usan ellos, sirve para todo pero en especial para el sol, polvo y demás.
  9. Evita pagar en dólares todo lo que puedas, la moneda camboyana es el Riel, aunque sobretodo se usa como céntimos de dólar. Negocia siempre con Rieles, te saldrá a cuenta.
  10. No pierdas ocasión de ver los documentales o película (los gritos del silencio) sobre la época del terror Jehmer, uno entenderá mucho mejor este país tan atípico.
18 febrero, 2013

En Siem Reap tomamos la decisión… Filipinas!! ;)

P1190038

Seremos breves, el recorrido siempre había pasado de Camboya, a Laos… Pero desde hacía unas semanas, algo nos iba impulsando a saltarnos el recorrido, quizás sea que ya llevamos unos meses en el puro sudeste y queríamos ver algo diferente o quizás sean los continuos comentarios alentadores acerca del mega archipiélago, pero la verdad es que tras una noche de cerveza con nuestros compis de hostel al decisión fue unánime… ¡ NOS VAMOS A FILIPINAS !

De Siem Reap como tal destacamos 3 cosas:

  • La toma de esta decisión
  • El cumple de Marc con dos días llenos de sorpresas a “todo lujo”
  • La tarde que pasamos con un chico de Tennessee, una chica de NY y otra de Georgia en el Jimmy’s cambodian dream, una escuela para niños no privilegiados (digámoslo así) que funciona a base de donaciones. Una cantidad inmensa de los abrazos más humanos y sinceros nos hicieron darnos cuenta que bien poco hace falta para ayudar en muchos sentidos. En este caso, 2 horas bastaron para contagiarnos de la felicidad del que no tendría que ser feliz, de la sonrisa del que tendría que estar triste y de las ganas de llegar a ser más, de unos niños que quizás no nacieron en el mejor sitio para ello.

La mejor despedida posible de un país lleno de contrastes y altibajos. Muy muy dificil de explicar, pero que de alguna manera nos marcó como ninguno.

18 febrero, 2013

El extasis del imperio Jehmer… Angkor Wat!

P1180487

Una octava maravilla (incluso bajo el concurso mundial acerca de las nuevas 7 maravillas del mundo), una pasada, muy muy dificil de describir, creo que la mejor manera sería “esplendor humano mezclado con naturaleza” y es que lo que más nos gustó es sin duda la forma en la que los inmensos árboles se abren paso a través de las ruinas de los templos, raíces, lianas y ramas parecen trepar por las piedras que forman los edificios más sagrados (y de los únicos que el ejército dejó en pié). Sin duda, lo que más nos gustó fue el templo de Bayon, inmenso, majestuoso y culminado por decenas de macro caras de piedra, una maravilla. Como sería muy dificil explicarlo todo, directamente os dejamos con las perlas que nos fuimos encontrando:

  • Ver el amanecer en Angkor Wat… Si, nos tuvimos que despertar a las 4 y media de la mañana… Duele mucho, pero el efecto de ver el sol aparecer por detrás del imponente templo… Sin palabras.
  • El templo de Bayon, sus caras misteriosas en las alturas
  •  El último templo… no me acuerdo su nombre en el que los centenarios árboles asoman y trepan por las fachadas de los edificios.

Sí… valió la pena, a pesar de ser caro, a pesar de ser lo más turístico (incluso diría que lo único) de Camboya… Valió la pena.

4 febrero, 2013

Últimos días en Camboya

Sentimos el retraso… Esta tarde nos ponemos las pilas y subimos los últimos posts de Camboya. De momento, estamos viendo la final de la superbowl con nuestros nuevos compañeros de ruta!

Cheers!

20 enero, 2013

Boat trip por el río destino Angkor Wat… “hemos visto cosas” :)

P1130093

Podíamos elegir, o autobús o barco surcando el río, conocíamos ya la vida rural de tierra, pero no la de agua, por lo que ni nos lo pensamos. Durante 8 horas fuimos pasando por poblados de pescadores, barcazas y sistemas rudimentarios de pesca. Pueblos flotantes y miles de niños remojándose que nos saludaban como locos al vernos. De verdad que no sabemos si la vida del campo o del río es más dura, desde luego resultó súper pintoresca, no nos arrepentimos para nada del viaje del que… como no… Volvimos a salir con el culo plano.

 

20 enero, 2013

Memorable día con un viejo amigo. Peldaños, murciélagos y mil cosas más

P1120016

Andy, Marc y yo madrugamos para recorrer los campos y secadales camboyanos, una infinidad de niños a lo largo de la ruta nos saludaba a nuestro paso, creo que estamos aprovechando para saludarlos a todos porque sabemos que esto es algo que nunca podremos hacer en España, imagínate la escena, 3 chavales saludando a todo el mundo que se van encontrando por la carretera, allí friky es lo más bonito que nos llamarían. Así que tras un rato largo llegamos al templo de… Mmm, vaya de este nos hemos olvidado el nombre, lo que si recordamos es que tuvimos que subir unos 400 empinados peldaños para llegar a la cima. Este templo escapó al asedio de los jemeres rojos por lo que es bastante especial en la zona. Tras una comida y una larga conversación con “Tom” acerca de la vida en Camboya y del futuro que le espera otra ruta nos lleva hasta un inmenso peñón en medio de la plana campiña de Battambang, tras subir a la cima decidimos atravesar una zona de afiladas rocas hasta llegar al inmenso cañón que acoge en su interior, parece un buen sitio para ver la puesta de sol, hasta que para el asombro de las 10 personas que estábamos allí; una familia de monos decide (con pinta de que sea una tradición diaria) venirse a ver como el sol se pone con nosotros. Magnífico espectáculo, los monos lo estaban disfrutando más que nosotros y una vez el sol hubo desaparecido, tal y como llegaron se fueron, el espectáculo había terminado y teníamos que bajar rápido, son casi las 6:00pm y ahora viene la mejor parte.

Tras volver a la base del peñón llegamos a la entrada de la inmensa, gigantesca…infinita gruta que debe de haber en las tripas de la montaña, era la hora de que los murciélagos saliesen a cazar… De verdad que para mi, es una de las cosas más impresionantes que he visto en mi vida, millones de vampirillos empezaron a volar fuera de la gruta en bandadas. Si miras hacia los prados una inmensa sábana negra había inundado los campos y un ruido chillón rompía la paz de los poblados del interior. Una experiencia impresionante… Y esta, no viene en la Lonely Planet :)

 

20 enero, 2013

Nos vamos al Norte! Battambang & tren de Bambú

P1100142

Larguísima travesía por el pequeño país Jehmer otra vez y es que 291km significa en camboyano 7 horas de trayecto, genial! Culo plano todo el día, aunque la expectativa de llegar a Battambang es buena, estamos nerviosos por descubrir lo que nos depara. Nada más llegar, el que sería nuestro conductor “Tom” viene a recogernos. Un camboyano risueño y con pinta de perdido muchas veces, pero basta con hablar con él media hora para saber que bajo esos ojitos medio cerrados hay una persona inteligente y muy consciente de lo que ocurre en el mundo. No nos engañemos, los camboyanos son bastante “hamaqueros”, si hay una hamaca… Es complicado levantarse para currar y ese estilo tan calmado provoca un sinfín de miradas soporíferas balanceantes.

El caso de Battambang es distinto, lo primero que vimos es una ciudad muy involucrada en la ayuda, el voluntariado y la evolución. Tienen la suerte de estar cerca de Tailandia, por lo que el país vecino les ha contagiado alguna que otra idea innovadora y de superación. La gente es muy amable y encontramos muchos sitios con encanto recorriendo las calles de la ciudad. Por la tarde decidimos adentrarnos en la aventura del tren de Bambú… Un raíl muy, muy MUY precario, unas ruedas, una plancha de bambú encima y un motor de moto te adentran dentro de la vida agreste de la región, una buena experiencia que se asemeja a una improvisada montaña rusa plana. La verdad es que sí, nos está gustando mucho Battambang… Un ya viejo amigo viajero ha llegado hoy y tenemos un plan perfecto para mañana… Luego os contamos.

 

20 enero, 2013

Sihanoukville … Huyamos!!

P1080016

Tras la experiencia de Kampot nos dijimos, “Bueno, vamos a la playa, que ese plan nunca falla”, pero al llegar ahí nos encontramos un horror de hormigón mezclado con… perdonadme la expresión… Mucha mierda. Guiris borrachos, mucha basura y una falta de identidad bastante grande. Decidimos coger un tuk tuk y que nos llevase a otra playa cercana en la que el ambiente era más tranquilo, pero seguía sin ser lo que esperábamos. Siempre decimos que cada destino depende mucho de la gente a la que conoces allí, un sitio horrible puede transformarse en una genial experiencia solo por compartido con gente estupenda… Pero en nuestro caso, no dimos la oportunidad en ningún momento a Sihanoukville. Nos perdimos la isla de Koh Krong que al parecer si que es una experiencia paradisiaca, no nos malinterpreteis, también hay arenas blancas allí y clima idílico. Tenemos que reconocerlo, el Sur de Camboya no nos está encantando, buscamos algo más aquí, y algo nos dice que lo encontraremos en Battambang…

20 enero, 2013

Pimienta de Kampot & Cangrejo de Kep

P1070090

Llegamos al Sur de Camboya buscando algo que allí no íbamos a encontrar. Nos topamos con un pueblo con poquito que hacer y desubicados todavía con el cambio comparado con la capital. Por lo que “Tuk Tuk en mano” decidimos recorrer las accidentadas carreteras de arena y polvo e ir a descubrir la costa bajo el pueblo de Kep. Viniendo de Tailandia las playas penínsulares aquí… pues que queréis que os diga, no matan, pero la vida rural que vimos nos comenzó a embaucar y empezamos a entender la pobreza que habita en Camboya. Imágenes de niños correteando desnudos a nuestro paso, vacas famélicas, gansos cruzando la carretera con mucha soberbia, ancianos enjutos y arrugaditos con la mirada perdida, un cambio que realmente te despierta en todos los sentidos. Kampot no nos encantó, pero ir al puerto de pescadores de Kep para tomar unos cangrejos recién capturados fue algo irrepetible, deliciosos y acompañados de la tan famosa “pimienta de Kampot”. Camboya de momento nos parece un país muy diferente, con muchos altibajos y contradicciones… Veremos a ver qué nos depara.

17 enero, 2013

El Genocidio de Camboya, el post triste…

P1040333

Al estar en Phnom Penh por descontado teníamos dos visitas obligatorias, los “Killing fields” o campos de exterminio llamados Choueng Ek y la antigua cárcel de los Jemeres rojos Ton Sleng o la temible “S-21″.

De los años 75 a 79 el dictador Pol Pot, un tío instruido en Occidente, culto y ambicioso decidió erradicar todo lo que él era. Su idea de una Camboya perfecta era la “Kampuchea” comunista, fuera ciudades, fuera cultura… Los campos debían de ser otra vez la casa de los camboyanos, trabajos forzados y mucha tortura. Todo el mundo es sospechoso de conspirar contra su ideal. De entre los aproximadamente 100 campos de exterminio, el de Phnom Penh está al alcance de cualquier turista, impresionantes testimonios y un aura de tristeza en el que ahora es un campo arbolado.

En cuanto a la S-21, es el museo del pasado más cruel. Todavía se pueden visitar las celdas de los prisioneros, incluso uno de los 7 últimos supervivientes de la cárcel (antes de llegar los Vietnamitas) puede darte una vuelta y explicar su historia. Metros y metros de fotografías de camboyanos que perecieron cosas que sinceramente, preferimos ni imaginar.

Si una cosa cambia tras este día es nuestra mirada hacia aquellas personas de más de 40 años. Cada uno tiene una historia, no es de extrañar que la mayoría no sonría. Vemos por la calle mucha gente con visibles heridas de guerra, una pierna ausente o el trazo del fuego en la cara de alguno… 2 millones de camboyanos asesinados en 4 años… y nadie les ayudó.  Ya está bien por hoy, a dormir…