Tag Archives: Battambang
20 enero, 2013

Boat trip por el río destino Angkor Wat… “hemos visto cosas” :)

P1130093

Podíamos elegir, o autobús o barco surcando el río, conocíamos ya la vida rural de tierra, pero no la de agua, por lo que ni nos lo pensamos. Durante 8 horas fuimos pasando por poblados de pescadores, barcazas y sistemas rudimentarios de pesca. Pueblos flotantes y miles de niños remojándose que nos saludaban como locos al vernos. De verdad que no sabemos si la vida del campo o del río es más dura, desde luego resultó súper pintoresca, no nos arrepentimos para nada del viaje del que… como no… Volvimos a salir con el culo plano.

 

20 enero, 2013

Memorable día con un viejo amigo. Peldaños, murciélagos y mil cosas más

P1120016

Andy, Marc y yo madrugamos para recorrer los campos y secadales camboyanos, una infinidad de niños a lo largo de la ruta nos saludaba a nuestro paso, creo que estamos aprovechando para saludarlos a todos porque sabemos que esto es algo que nunca podremos hacer en España, imagínate la escena, 3 chavales saludando a todo el mundo que se van encontrando por la carretera, allí friky es lo más bonito que nos llamarían. Así que tras un rato largo llegamos al templo de… Mmm, vaya de este nos hemos olvidado el nombre, lo que si recordamos es que tuvimos que subir unos 400 empinados peldaños para llegar a la cima. Este templo escapó al asedio de los jemeres rojos por lo que es bastante especial en la zona. Tras una comida y una larga conversación con “Tom” acerca de la vida en Camboya y del futuro que le espera otra ruta nos lleva hasta un inmenso peñón en medio de la plana campiña de Battambang, tras subir a la cima decidimos atravesar una zona de afiladas rocas hasta llegar al inmenso cañón que acoge en su interior, parece un buen sitio para ver la puesta de sol, hasta que para el asombro de las 10 personas que estábamos allí; una familia de monos decide (con pinta de que sea una tradición diaria) venirse a ver como el sol se pone con nosotros. Magnífico espectáculo, los monos lo estaban disfrutando más que nosotros y una vez el sol hubo desaparecido, tal y como llegaron se fueron, el espectáculo había terminado y teníamos que bajar rápido, son casi las 6:00pm y ahora viene la mejor parte.

Tras volver a la base del peñón llegamos a la entrada de la inmensa, gigantesca…infinita gruta que debe de haber en las tripas de la montaña, era la hora de que los murciélagos saliesen a cazar… De verdad que para mi, es una de las cosas más impresionantes que he visto en mi vida, millones de vampirillos empezaron a volar fuera de la gruta en bandadas. Si miras hacia los prados una inmensa sábana negra había inundado los campos y un ruido chillón rompía la paz de los poblados del interior. Una experiencia impresionante… Y esta, no viene en la Lonely Planet :)

 

20 enero, 2013

Nos vamos al Norte! Battambang & tren de Bambú

P1100142

Larguísima travesía por el pequeño país Jehmer otra vez y es que 291km significa en camboyano 7 horas de trayecto, genial! Culo plano todo el día, aunque la expectativa de llegar a Battambang es buena, estamos nerviosos por descubrir lo que nos depara. Nada más llegar, el que sería nuestro conductor “Tom” viene a recogernos. Un camboyano risueño y con pinta de perdido muchas veces, pero basta con hablar con él media hora para saber que bajo esos ojitos medio cerrados hay una persona inteligente y muy consciente de lo que ocurre en el mundo. No nos engañemos, los camboyanos son bastante “hamaqueros”, si hay una hamaca… Es complicado levantarse para currar y ese estilo tan calmado provoca un sinfín de miradas soporíferas balanceantes.

El caso de Battambang es distinto, lo primero que vimos es una ciudad muy involucrada en la ayuda, el voluntariado y la evolución. Tienen la suerte de estar cerca de Tailandia, por lo que el país vecino les ha contagiado alguna que otra idea innovadora y de superación. La gente es muy amable y encontramos muchos sitios con encanto recorriendo las calles de la ciudad. Por la tarde decidimos adentrarnos en la aventura del tren de Bambú… Un raíl muy, muy MUY precario, unas ruedas, una plancha de bambú encima y un motor de moto te adentran dentro de la vida agreste de la región, una buena experiencia que se asemeja a una improvisada montaña rusa plana. La verdad es que sí, nos está gustando mucho Battambang… Un ya viejo amigo viajero ha llegado hoy y tenemos un plan perfecto para mañana… Luego os contamos.