5 noviembre, 2012

Un invitado no deseado en la habitación I

Domingo de resaca, la noche de ayer fue memorable pero dejó estragos a modo de dolor de cabeza, hoy toca un gran día de peli, siesta y mcdonalds… Hasta que de pronto… Mis galletas! La caja estaba rota y el plástico mordido por todos lados… Sin duda vivir en la naturaleza es lo que tiene, por debajo de la puerta puede entrar de todo, inspeccionamos la habitación… Todo parece correcto. Hoy, lunes, día muy social y de playa… Vuelta a la habitación cuando encontramos lo que parece un resto animal… Sigo la huella hasta encontrar… Un ibuprofeno a medio comer! Miro mi necesser, algo había reptado (estaba colgado) hasta él, se había metido dentro y había roído dos blisters de ibuprofeno, una vez con su botín se trasladó tras el espejo donde se comió la friolera de pastilla y media de 600mg. Sea lo que fuere, ahora ese animal o padeció una sobredosis rápida o goza de una salud estupenda. Solo esperamos que la toalla debajo de la puerta sea suficiente la próxima vez :)